Buscar este blog

domingo, 19 de marzo de 2017




AMARGA SOLEDAD

Cuando te vas,
tú tan distante,
me quedo sola,
con mis ansias
reprimidas.
Y cuando vuelves
encuentras mi amor eterno
que con un beso
te dará la bienvenida.
Me quedo sola, amor,
con tu recuerdo
y mi tristeza,
que a la par, juntas,
son mis eternas
compañeras.
Algún día,
no muy lejano,
quizás comprenderás
mi gran amor por ti.
Algún día
Entre los muchos
que vendrán.
La tristeza será mi
compañera.
Algún día
Doblaran las campanas
Sintiendo pena
por un amor que murió
Y que  nunca volverá.
Nancy Aguilar Quintero

domingo, 19 de febrero de 2017




ADORMECIDA                     

Larissa caminaba descalza
por la desierta playa
de  arenas blanquecinas.

Miraba  el infinito
y sus grandes ojos negros
llenos de lluvia y angustia
solo veían la tristeza del ocaso
y el vaivén del oleaje.

Sintiendo aquellos
granos de arena
pequeñísimos penetrando
sus pies mojados
que le producían
una sensación indescriptible
entre desasosiego y paz.

No pensaba,
solo sentía la brisa
hiriéndole la cara
y el olor penetrante
a mar llenando
sus pulmones.

Recostó su cansado
y aletargado cuerpo
sobre una roca inmensa,
mientras el sol era apenas 
ya un pequeño
semicírculo ardiente
perdido en el horizonte.

Nancy Aguilar Quintero

Septiembre, 2011


lunes, 6 de febrero de 2017




Plan fallido #carnavalesdecuento

Alina se despojó del disfraz de Gatubela, entallado a su cuerpo. Impotente,  con los ojos anegados de lágrimas y tristeza, pensó en su plan de conquista en la fiesta de carnaval del Gym. ¡Su famoso plan no había surtido efecto! Julián solo tenía ojos para Nadia, a quien todos consideraban tan poquita cosa, bajita, pelo corto y hasta feíta. ¡Pero así es el amor! Su flecha va dirigida a cualquier desprevenido y no se detiene hasta conseguir su objetivo: ver sangrar el corazón. Recordó el refrán de su abuela, “la suerte de la fea, la bonita la desea”
Nancy Aguilar Quintero