miércoles, 26 de agosto de 2015

AÑORANZA


AÑORANZA.
 
En las alas del olvido
te lance un día a volar.
Un día de primavera
tan triste, tan fugaz.
Te vi partir cual ave
que en su peregrinar
busca ansiosa un refugio
para poder amar.
Triste y sola me quede,
y en mi soledad
ansiaba que volvieras
para no irte jamás.

Nancy Aguilar Quintero
Mayo 1983 

lunes, 24 de agosto de 2015


DESMEMORIA.(microrrelato)

La memoria de la mendiga recogelatas, con su andar de siglos, junto a su perro fiel, viejo y decrépito como ella, se remonta en el tiempo y el espacio. Quiso ser maestra. No recuerda en qué momento perdió la perspectiva de su existencia. Siempre le gusto mucho leer, y no perdía oportunidad, cuanto papel o periódico caía en sus manos lo devoraba con avidez. Pensó para sus adentros-la lectura me lleva a conocer horizontes infinitos y mundos ignotos donde encuentro seres afines y disimiles a mí.
Nancy Aguilar Quintero

martes, 18 de agosto de 2015

A LAS CUATRO EN PUNTO


Para Cora era costumbre asomarse diariamente a las cuatro en punto de la tarde a la terraza del apartamento donde vivía desde hacía un año. Siempre saboreando un delicioso café. Observaba todo con una minuciosidad precisa y detallada. Era consciente que sus pensamientos volaban veloces sin que nadie los detuviera hasta posarse en la figura escuálida y maltrecha de aquella anciana caminando lentamente con un traje harapiento, pero inmaculadamente limpio y un sombrero que a luces se veía que había pasado muchos inviernos Siempre acompañada de su perro, fiel guardián de sus penas y tristezas. Cabizbaja y de pasos lentos trataba de pasar desapercibida, agarrando fuerte la cadena de su acompañante y de una carretilla semejante a la que usan en los supermercados, atestadas de bolsas y otros enseres cuidadosamente acomodados. Que historia tan terrible se escondería detrás de aquella encorvada y cansada espalda. Que pasado tormentoso la llevaría a esa condición deplorable. Solo ella lo sabría. De pronto la anciana alzo la mirada que constantemente fijaba al suelo, en el preciso momento que Cora la observaba, fue una mirada fugaz. Ambas se miraron como interrogándose mutuamente. Un solo un instante en el que se cruzó pasado y presente. Cora vio una lágrima en aquel rostro arrugado y curtido por el tiempo. La anciana siguió su camino como todas las tardes perdida y ausente entre la multitud del boulevard.
Ciudad de Panamá, jueves 16 de julio de 2015


domingo, 16 de agosto de 2015

CUATRO POEMAS ESCRITOS EN MOMENTOS DE ANGUSTIA.(escritos en mis años de juventud)


AMARGA SOLEDAD
Cuando te vas,
tú tan distante,
me quedo sola,
con mis ansias
reprimidas.
Y cuando vuelves
encuentras mi amor eterno
que con un beso
te dará la bienvenida.
Me quedo sola, amor,
con tu recuerdo
y mi tristeza,
que a la par, juntas,
son mis eternas
compañeras.
Algún día,
no muy lejano,
quizás comprenderás
mi gran amor por ti.
Algún día
Entre los muchos
que vendrán.
La tristeza será mi
compañera.
Algún día
Doblaran las campanas
Sintiendo pena
por un amor que murió
Y que  nunca volverá.

DESCONSUELO
Estoy triste, no sé por qué,
mi alma esta desgarrada
por el dolor, dolor punzante,
inconsolable.
Te busco a ti, mi Dios
y no te encuentro,
o quizás piense
que no te he encontrado
porque no te busco
como debe ser.
No sé como amarte, Señor.
enséñame el camino de tu verdad,
que encuentre a tus verdaderos
seguidores.
No sé si soy buena o mala
me siento triste y sola.
Ayúdame, Dios mío,
quiero que seas mi única verdad.
Ansiada busco nuevos horizontes
que me lleven a ti, Señor.
Hastiada estoy de la mediocridad
de mi existencia.
Busco grandezas,
busco tesoros para mi espíritu
que gime y llora por ti.
Mi alma, seca como flor marchita,
espera las primeras lluvias
para renovarse
para elevarse a ti.
Estoy sola, en la inmensidad
de la multitud.
Solo tú darás consuelo
y tranquilidad a mi alma
enloquecida por la angustia
y el torbellino de la vida.

LEJANÍA 
En la lejanía
tu recuerdo  me entristece.
Hoy nada es igual,
como quisiera que lo fuese.
El ayer perdido
en lontananza
hiere mis entrañas
como lanza aguda.
Quien pudiera
detener el tiempo
en el pasado
y vivir de nuevo lo soñado,
perderse en el azar
y llegar al sitio más deseado.
Avanzada estoy en el camino,
sin recorrer lo debido.
Tristeza, ausencia, letargo,
soy y no existo.
Miro el poder, miro la gloria
y nada aun.
Dolor del ayer trivial,
ansiando volver a él
y renacer lo añorado.
Volver a ser yo
en un pasado cercano.
Hay tiempo aún,
todavía hay esperanza
de ver el triunfo.
Y en un mañana cercano
llorar lo aún no llorado.
¡No comprendí!
La banal existencia me arrastro
detrás de ella y lo deje partir.
Se fue con el invierno
tras la blanca mariposa del verano


AÑORANZA
En las alas del olvido
te lance un día a volar.
Un día de primavera
tan triste, tan fugaz.
Te vi partir cual ave
que en su peregrinar
busca ansiosa un refugio
para poder amar.
Muy triste me quede,
sola y en mi soledad
ansiaba que volvieras
para no irte jamás.

                                        
                                            





                                                    

sábado, 15 de agosto de 2015

SIN PODER ESCRIBIR
Ya hace dos meses que estoy aquí en Panamá. Los cumplí el día 20  y todavía no tengo World en mi laptop. Aparte que no la entiendo bien no puedo escribir como yo lo deseo. Tengo que estar haciendo esto en borrador de mi correo porque no se manejar el programa que se llama World online. Me cuesta toda esta tecnología. Quisiera que alguien con un poco de paciencia me enseñara. Quizás si los cursos en Maracaibo hubiesen continuado. Pero los quitaron y fuimos varios los que nos quedamos sin terminar el curso. Allí aprendí muchas cosas de World y Power point pero si no lo practico se me olvida. Bueno en esto estoy .Ya le dije a mi nieto de Maracaibo que me comprara el cd para ver si mi hijo Jesús  por fin me lo instala.

‎23-‎05-‎2015




REENCUENTRO


Aquella mañana primaveral los periódicos de esa capital hermosa y fascinante narraban casi todos en primera plana un aconteciendo que quizás nunca debió ocurrir. Todo comenzó hacia como una década, cuando ya el maquillaje y los ejercicios  no tapaban lo que el tiempo en su  crueldad dejaba aflorar con beneplácito y con cierta ironía en aquel bello rostro y cuerpo como no se había visto en mucho tiempo. Como todas las tardes Amelie se sentaba solitaria en aquel café que le traía no pocos recuerdos de cuando era feliz, codiciada y aplaudida por todos. Ella miraba absorta a las personas que por allí pasaban, con una taza de capuchino y un croissant que  el mesero le servía cada día. Era casi un ritual.  Las vicisitudes de la vida, habían comenzado a dejar su huella y Amelie  no supo en que momento había comenzado esa soledad que le corroía el alma y el pensamiento. Y es que la soledad no solo se lleva  por que no tienes compañía sino por todas  las circunstancias que acarrean a ella. Todos los que en algún momento reparaban en ella y la recordaban veían en su rostro lo que su alma gritaba, pero nadie la escuchaba. A veces pasaban jóvenes que  la miraban y cuchicheaban entre si y ella veía como se sonreían con un gesto ente lastima y asombro a la vez. No en vano fue la actriz de teatro más solicitada  y admirada de toda la ciudad. Hacía tiempo que sus amigos se habían marchado. Solo Carmen, la señora que se encargó por años de vestirla y cambiarle los trajes en el teatro, envejecida ahora como ella, la visitaba eventualmente más por solidaridad y caridad hacia ella que por amistad. Amelie se lo agradecía en lo más profundo de su corazón. Al menos alguien se preocupaba de ella. Por las noches se sentía triste y desamparada. Figuras fantasmagóricas de antiguos pretendientes y admiradores la visitaban algunas veces en la fría habitación de aquel hotelucho, donde era una huésped permanente y donde los dueños le tenían cierta consideración y respeto ya que fueron asiduos visitantes de sus presentaciones en aquel teatro que ya hacía tiempo había desaparecido y hoy era un monumento más a la desidia y al abandono. Los pensamientos se agolpaban en su cabeza y no conseguía el hilo de regreso para constatar en que momento comenzó su decadencia. Y es que los humanos somos ingratos, cuando estamos en la cúspide son todo amores y alabanzas y cuando caemos ni siquiera nos saludan si por casualidad nos tropezamos en la calle. Una tarde llego al café un poco más temprano y en el preciso momento que iba a ordenar, la vio pasar. Al principio no la reconoció totalmente. Estaba cambiada y hasta tenía una sonrisa  en su hermoso rostro. Estaba totalmente rejuvenecida que al principio le costó reconocerla. No le dio mucha importancia pensando que eran ideas suyas. Al otro día llegó con la pensamiento fijo de verla otra vez. Pero ese día no paso. Las tardes se hicieron eternas. Su rostro adquirió de pronto una placidez encantadora.  Una angustia y ansiedad le oprimía el pecho. Deseaba verla otra vez. Y así pasaron varios días, hasta que llegó el momento anhelado. Allí venia ella. Que radiante estaba, con ese vestido floreado, uno de sus preferidos y ese sombrero llamativo que todas las miradas voltearon para verla. Allí estaba ahora, si preciosa y hermosa como siempre. Ya nunca más volvería a estar sola. En un impulso la llamo y ella volteando le obsequio su más tierna y encantadora sonrisa. Sus miradas se abrazaron al reconocerse. Cuanto había esperado ese momento crucial. Ahora las penas y sinsabores de los últimos años desaparecieron. Su esencia estaba allí. Ya nadie la miraría de reojo y disimularían al verla. Tardó unos segundos en reaccionar y comprender lo que pasaba. Allí estaba ella. Hermosísima. Se levantó de la silla y camino presurosa hasta alcanzarla. Ya nunca más se separarían. Al otro día cuando los periódicos reseñaron la noticia muchos no podían creerlo. Una de las actrices de teatro más famosa de todos los tiempos aparentemente se había suicidado lanzándose de unos de los puentes del rio. Pero eso no fue lo que más asombro y consterno a los habitantes de aquella ciudad. Varios testigos aseguraron a las autoridades que vieron a dos personas lanzarse. Dos mujeres. Una anciana y una joven. Parecían madre e hija por su gran parecido. Pero aun algo más misterioso y que nunca se supo con certeza. La que parecía más anciana vestía ropa de actualidad y la más joven llevaba un atuendo sacada de una revista de moda de hace muchos años. Un verdadero misterio.

27-05-2015


FELICITACIONES A MI HIJA DIANELA .

MISIVA A MI HIJA DIANELA EN SU CUMPLEAÑOS N° 26
Hoy el Señor  te concede un año más de vida  junto a tus seres queridos. Te amo  con toda mi alma y corazón. Le pido a Dios que ilumine tus     caminos  y te conceda  toda la felicidad que mereces, ya que eres  una persona de sentimientos  nobles, estudiosa y trabajadora  que  constantemente  y con esfuerzo tratas de superarte  cada día más.  Pronto darás un paso más en tu vida. Compartirás con la persona  que tu escogiste un nuevo sendero  que será de bendición  y alegría para todos los que te amamos y te llevamos dentro de nuestros corazones. Sé que Dios me concederá  la dicha de verte feliz y dichosa  logrando  cada día las metas que te has propuesto. Y con cada logro  que alcances me sentiré orgullosa de ser tu madre. Feliz cumpleaños  hija y que el Señor te bendiga.

Diciembre 06 de 2014


viernes, 14 de agosto de 2015

CARTA DE AGRADECIMIENTO DE VICTORIA  PARA ADRIANA…a quien no conoció, pero que siempre estará a su lado.

Hoy por fin supe de ti. Fue a través de mi prima Marcela. Me lo contó casi en susurros, como para que nadie nos escuchara. Fue tanta mi insistencia que logre la información que hacía días me tenía en vilo. ¿Quien era mi donante de riñón? Ella me contó que habían sido tus padres quienes autorizaron esa donación. También me dijo que habías fallecido en un accidente de tránsito. Tenias mi edad, diecisiete años. Mi mamá dice que las cosas ocurren por designios divinos, que nada pasa sin una causa. Ella le dice “karma”. Yo no sé lo que será. Lo único que siento en estos momentos es un profundo agradecimiento hacia ti y tu familia. – Sabes Adriana, solo se tu nombre. Tienen prohibido dar más datos, pero eso es suficiente para mí. Te prometo que tu corta estadía en este hermoso planeta no será en vano. Quizás ya cumpliste tu misión en esta presente encarnación y fuiste llamada para cumplir otra mejor. No lo sé. Me encargare que tu recuerdo perdure por siempre y todos tomemos conciencia de lo maravilloso que es poder transcender a través de otros seres a pesar que no los conozcamos. Una parte de ti vive en mí. – Te cuento Adriana que nací con ese problema en mis riñones. No comprendía mucho, pero los médicos decían a mis padres que mi mal era congénito y que tenía pocas probabilidades de vivir sino encontrábamos un donante. Desde los doce años comenzó mi calvario. Tratamientos, consultas medicas, exámenes, eran parte de mi cotidianidad. Pero mi juventud traspasaba todas esas barreras. Había momentos que me sentía muy importante. Todos en la familia pendientes de mí, hasta que mi enfermedad empeoro y era urgente conseguir un donante. Sentía a mis padres rezando por las noches y afligidos durante el día. No quise dejar mis estudios y con la solidaridad de mis compañeros y el apoyo y comprensión de mis padres, hoy soy una Bachiller de la Republica. Hoy me siento renovada. Los médicos dicen  que todo está evolucionando perfectamente.  Estoy muy agradecida contigo. Tú nunca imaginaste que esto podría suceder.  Pienso que en otras circunstancias hasta seriamos amigas. . –No lo sé-. No me han dicho como eras ni que hacías…Sabes por las noches cuando voy a dormir, siento  tu presencia y rezo por ti y tu familia. Pero en lo profundo de mi corazón, se que eres feliz dondequiera que te encuentres. Los planes y designios de Dios son perfectos e inescrutables. Ahora junto con mis padres he tomado más conciencia de las cosas que ocurren. Somos más unidos. Mi mamá dice que tiene planes…que hará todo lo posible por crear una fundación, que llevara tu nombre, para crear conciencia en las personas, para cuando afronten un problema similar al mío. Hay personas que no entienden y ni siquiera desean hablar sobre el tema. Ahora comprendo que es así hasta que nos toque. ..Bueno amiga me despido y que el Señor te bendiga como nos ha bendecido a nosotros…
Mayo de 2009